Centrales solares autónomas conmutables a la red

Suministro solar de electricidad con ayuda opcional de la compañía eléctrica o de un grupo electrógeno.

¿Cómo funciona?
El suministro eléctrico es prioritariamente solar. Cuando no hay suficiente energía solar, el sistema utiliza la energía de la red eléctrica o el generador autónomo. No necesita legalización por qué no se rige por la ley del autoconsumo.
El sistema guarda el sobrante de energía en baterías para utilizarla en horas nocturnas o de alto consumo en la vivienda.

Principales ventajas
La electricidad conectada es cada día más cara (incremento del 50% en los últimos 5 años).
Ahora puedes producir electricidad solar para cubrir todas tus necesidades de consumo con soporte parcial de la compañía eléctrica o de un grupo electrógeno.
La energía solar es segura, inagotable y disponible en cualquier lugar. Si dispones de suficiente superficie puedes reducir sustancialmente tu recibo eléctrico y disponer del soporte de la compañía eléctrica o de un grupo electrógeno.

En segundas residencias, casas ocupadas los fines de semanas o de manera esporádica, se puede prescindir totalmente de la compañía eléctrica conectando un grupo electrógeno. Puede ahorrarse uno de los contratos y dejar de pagar recibos mensuales durante todo el año. Solo consumirá energía en los días de ocupación evitando así pagar cánones y recibos de consumo eléctrico.
En casas de campo, granjas, bombeo de agua o sitios aislados (sin red eléctrica) puedes generar la electricidad necesaria con un suministro 100% solar o con la ayuda de un grupo electrógeno que entra en funcionamiento automáticamente cuando se agote la energía solar.

Este tipo de central solar, no se rige por la ley del auto consumo y por lo tanto no necesita legalización.
Es una instalación totalmente autónoma conmutándose automáticamente al suministro de la red eléctrica cuando no hay suficiente energía solar. No se produce excedente de energía solar.